Eres raro, eres como yo. Aunque yo no se esconder las lágrimas. Eres imperturbable. No hay nada que pare tu corazón. Y es que tú no entiendes de otra cosa: solamente de amar o de la locura, ese debería ser tu nombre. Eres una mula de carga, con tu infancia olvidada, mentiras en recuerdos y ese respeto tan tuyo, que a veces te duele tanto. Huérfano que se sabe cada vez más perdido y menos muerto. Conciliando el cielo con la tierra por amar. Creyendo que tus alas ya no se funden con el sol y que los dedos cortados vuelven a crecer. El agua que bebes nunca se acaba. No se atreven a decírtelo: tú eres el único verdaderamente loco que he conocido.

16 / 07 / 2017