La bolsa o la vida.

Niegas haber sentido el deseo de que se muera ya. Lo escondes y te mientes. Al final, deseas en voz alta o, que se muera ya, o que se pire cuanto antes.