Ni tan santo ni tan bestia. Dicen que la lucha les convirtió en un solo cuerpo. Mitad dragón, mitad caballero. Nunca se supo de ninguna princesa, ni siquiera su nombre. Cuando la bestia duerme, él planta rosas para otros y escribe libros que nunca serán suyos.

Sant Jordi 2017